Conecta contigo

Cuando escuchamos hablar de disciplina positiva nos repiten mucho “Conexión antes que corrección” y hace sentido y suena fácil, desde que lo escuché solía repetirme en mi cabeza conecta, conecta” pero muchas veces me desconectaba, sobreaccionaba y me tocaba entonces pedir disculpas y empezar de nuevo.

Pero todo empezó a cambiar cuando me di cuenta que la conexión debía empezar por mí, por conectar conmigo, reconocer qué nos dispara, entender qué nos molesta pero sobre todo darnos cuenta de aquello que nos hace falta para poder dárnoslo.


Decidí hacer cambios comencé meditar de nuevo, a hacer journaling, a escuchar a mi cuerpo, a autocuidarme, a preguntarme qué necesitaba y dármelo y la guinda del pastel sucedió cuando comencé a sanar mi niño interior con la certificación de Encouragement Consultant, fue como si prendieran un botón de pronto y dejara de estar tan reactiva.


Al principio yo estaba impresionada de mí misma y solía comentarme como todo había comenzado a mejorar, porque obviamente si mamá o papá están bien todos están bien, el ambiente es calmado y las cosas fluyen. No fue casualidad que en el momento en que retomé prácticas que había dejado de lado y que comencé a darle forma a mi práctica de journaling junto con las dinámicas de la certificación que todo comenzara a cambiar, porque yo estaba cambiando, estaba rompiendo patrones, sanando heridas que ni sabía que tenía, estaba escuchándome para darme lo que necesitaba y solo desde esa contención amorosa y necesidades cubiertas es que podía realmente atender y conectar con mis chiquitos

Creo que muchas veces como padres nos enfocamos tanto en las necesidades de los hijos que dejamos de lado las nuestras, fuimos criados en una ambiente diferente en dónde no había mucha cabida para las emociones, no nos enseñaron a escuchar nuestro cuerpo, a identificar sensaciones, a entender nuestras necesidades, a pausar cuando lo necesitamos, y ahora como adultos estamos en constante búsqueda de esas herramientas que tanto necesitamos

Voy aprendiendo a identificar las señales que mi cuerpo y mi alma me dan y desde ahí entonces acompaño a mis chiquitos en el descubrimiento de las suyas propias, y que ellos me vean llevar a cabo cada una de las herramientas que estoy implementando ya es un ejemplo y los ha motivado a acompañarme en algunas.


No es un camino lineal ni cómodo, sanar y ver hacia adentro a veces puede ser duro y doloroso pero es un camino gratificante, que trae paz y quita pesos de encima y que logra conectarnos con eso que somos realmente.

Camino un día a la vez pero trabajando cada día en mi para seguir convirtiéndome en mi mejor versión en una más consciente de sí misma, en una que sabe darse lo que necesita porque entiende que es su prioridad número uno y que desde ese lugar es mucho más fácil dar y acompañar.

Te invito a que empieces con una cosa, algo que realmente sientes que te hace falta y observa los cambios, mira cómo te sientes y descubre el poder que tiene conectar contigo.

69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Captura de Pantalla 2022-04-09 a la(s) 9.59.31 p. m..png